Pinceladas del Bienio.

Colofón y anuncio.

 

Hoy, último día del año 2019, concluye la publicación en línea de las «Pinceladas del Bienio Pidalino». Puntualmente han ido apareciendo cotidianamente estas pinceladas, misceláneas, o «píldoras», que por su intención, contenido y dimensiones no se han apartado mucho de lo que proponíamos en la convocatoria inicial:

Las pinceladas de esta saturación pidaliana tomarían la forma de nótulas, y breves trabajos, o contribuciones no necesariamente escritas, que tengan que ver directa, indirecta, y hasta muy indirectamente con don Ramón y su escuela, o con María Goyri.

Es seguro que a todos los que tenemos o hemos tenido relación con la Fundación, o interés por Menéndez Pidal y su obra, nos ha venido más de una vez la idea de que valdría la pena dar a conocer un documento, una imagen, o una reflexión, una ficción, unos versos, una versión de romance, un cantar, un dibujo, un recuerdo, una evocación, un exabrupto …, y no lo hemos hecho porque nos parecía sin entidad suficiente, o porque se requería una indagación suplementaria para la que no se encuentra nunca el tiempo necesario. Alguna otra vez, también, habremos sepultado en la nota de un trabajo amplio un comentario o una información que tenía valor autónomo por sí misma, y que muy bien podría cobrar vida propia.

Se trata, simplemente, de poner por escrito o comunicar ese documento, imagen o idea que podamos recuperar o tengamos a mano, en la forma que los franceses llamaban «amorces, idées à creuser»; no estudios definitivos, con sus consabidas servidumbres a la erudición y sus correspondientes y abundantes notas. Otros modelos aproximados posibles son los «pecios» de Sánchez Ferlosio, o los «Rinconetes» del I. Cervantes.

En suma: se os ruega y se os requiere para que exhuméis o elaboréis antes del 20 de noviembre, un parto de vuestra sabiduría, ingenio, inventiva, que más o menos corresponda a estas desiderata:

—Extensión: 5-6 páginas de texto máximo, preferiblemente. Nunca más de 10.

—Ilustraciones: sin límites; se agradecen, y cuantas más mejor.

—Sin notas, como quería Ortega y Gasset. La bibliografía que se considere necesaria puede embutirse sin más en el texto. Por una vez podemos permitirnos prescindir, y abominar, de las normas de la MLA, y demás insufribles corsets editoriales que torturan a lectores y autores, sin beneficio conocido para nadie que no sean agencias evaluadoras, y que sirven más que nada para facilitarle el trabajo a comités de redacción, presuntos informantes «pariciegos», etc.

—Relación con Menéndez Pidal, su obra, escuela y familia, o sus intereses científicos. La relación puede ser todo lo laxa que se quiera, pero debe existir.

Es de rigor manifestar nuestra gratitud a todos los que han contribuido con sus trabajos, incluyendo notables recuperaciones documentales, afectuosas recreaciones literarias, ilustraciones, perlas humorísticas, y hasta alguna diatriba. Gracias también, y muy especiales, a Marta García Muñoz y África López Zabalegui por su dedicación y esfuerzo en lidiar con las complejidades tipográficas e informáticas.

Los que no han querido o podido atender nuestra solicitud no serán objeto de ninguna reconvención, ni se verán por ello excluidos del Valhalla pidaliano. Es más, podrán redimirse y quedar mejorados en tercio y quinto, gracias al siguiente


ANUNCIO

La Fundación Ramón Menéndez Pidal abre una sección de « Varia Miscelánea Pidaliana», en la que sin ningún compromiso de publicación periódica se incluirán colaboraciones que tengan relación con los intereses y objetivos de la Fundación. Las contribuciones podrán, como las anteriores «Pinceladas del Bienio», consistir en aportaciones documentales, literarias, artísticas, etc. También se incluirán trabajos ya publicados pero de difícil o inhabitual acceso. En términos generales, tendrá cabida en estas «Misceláneas» todo lo que los seguidores y lectores de la página electrónica de la Fundación deseen aportar y merezca ser dado a conocer.

Fundación Ramón Menéndez Pidal